Las mejores historias no se comparten en instagram

Vivimos en la era de las redes sociales, donde muchos de nosotros sumanos una unidad para formar parte de un número (de amigos, de seguidores....) en la cuenta de otra persona, y visceversa.

No niego que las redes sociales tienen sus ventajas, pero quizás nos estamos olvidando del verdadero valor de la amistad, de la verdadera riqueza de nuestra vida social.

Ponte en estas situaciones: 
Situación 1: Aprobaste el exámen de admisión,
Situación 2: Te acaban de llamar de una empresa a la que postulaste para preguntarte cuándo puedes empezar, porque tu perfil les pareció interesante.
Situación 3: Acabas de ganar un premio.
Situación 4: Te encontraste plata mientras caminabas.
Situación 5: Tu papá, tu mamá, tu hermano o hermana acaba de llegar del extranjero de sorpresa, no l@ ves desde hace mucho tiempo.
Situación 6: Acabas de tener un orgasmo culinario, hace tiempo que no saboreabas algo así.

¿Qué haces?
Situación 1: LLamas a alguien y le cuentas emocionadísim@ tu nuevo logro, y esa persona comparte tu alegría, se ponen gritar eufóricos por el teléfono , o te dice "bien csm!!!" (con todo el cariño del mundo).
Situación 2: LLamas a una de tus personas favoritas (amigo, amiga , enamorado, enamorada, novia, novio, marido, mujer, madre, padre,....) y se lo cuentas con toda esa emoción que te embarga.
Situación 3 y 4: ¡Qué suerte! Esto se lo tengo que contar a ............ (¿has pensado en un nombre?)
Situación 5: No te lo puedes creer, disfrutas el momento y luego se lo quieres contar a ............., entonces l@ llamas. 
Situación 6: ¡Qué bueno está esto! le tomas una foto y la subes a .... . No, no la publicas, quizás más tarde, ahora lo primero que piensas es mandarle la foto solo a  una persona con un mensaje que dice: tenemos que venir a este restaurante, te va a encantar.

Haces eso, o coges tu celular y publicas una historia en Instagram, Facebook,... ¿nuevo estado quizás?

¿Qué hay de las demás historias?
Esas que te preocupan, te irritan, te avergüenzan, te ponen triste, te hicieron llorar, o esas que fueron geniales y te llenaron de alegría pero no te dio tiempo de capturarla con la cámara del celular, esas que son tan emocionantes que superan el límite de palabras que te permite un post. ¿Qué hay de las historias del pasado? 

Si tienes a alguien a quién contarle tus mejores historias, eres una persona afortunada. Si la tienes, cuídala, ni un millón de followers pueden compensar su ausencia. Si la tienes, sabrás que las vistas de una historia, o los corazones en una publicación no te harán sentir nunca lo que sientes cuando alguien comparte tus emociones y te escucha con atención. Un vínculo así no empieza con una solicitud de amistad, ni se recupera haciendo un click en "seguir"

Amca






Comentarios

Entradas populares